En Santa Cruz, Calvo y Camacho siembran violencia y son responsables del saqueo de negocios

Ya se cumplieron 28 días de la presión en exigencia de que el Censo se realice en 2023, medida que es promovida por el gobernador y los cívicos.

Santa Cruz 18 de noviembre de 2022: El gobernador de Santa Cruz y el presidente del Comité Cívico, someten a la población cruceña a la violencia de manera reiterada en estos 27 días de paro indefinido, además son responsables del saqueo a más de 20 negocios en el Plan Tres Mil.

Integrantes de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) atacaron una vigilia y saquearon la madrugada del jueves más de 20 negocios en el Plan Tres Mil.

La ejecutiva de las Asociaciones de Gremiales de este barrio, Jimena Orellana, anunció ayer que presentará una demanda penal en contra de Camacho y Calvo por estos ataques y saqueos de negocios por miembros de la UJC.

“Hemos sido amedrentados, (los puestos de venta fueron) saqueados (…) mañana vamos a presentar una denuncia formal en contra del Comité Cívico y de los que hayan provocado este paro”, denunció en entrevista con Bolivia TV.

Según Orellana, los unionistas saquearon varios puestos de venta, se llevaron 84 bicicletas, desmantelaron tres motorizados, entre otros actos vandálicos.

La violencia se dio en el marco del paro cívico en Santa Cruz convocado por Camacho, Calvo y el rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), Vicente Cuéllar.

Por su parte, el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, acusó a Camacho y a Calvo de promover la violencia en un “paro pacífico”.

“Camacho y Calvo nos hablan de un paro pacífico y yo les pregunto, ¿cómo es que un paro pacífico ocasiona el saqueo y destrozos de más de 20 puestos de venta en el Plan Tres Mil? (…) Esta madrugada, grupos vandálicos afines a Camacho y Calvo atacaron y robaron los puestos de venta de nuestros hermanos comerciantes”, denunció mediante sus redes sociales.

Leer también:  Cañeros de Jujuy quieren comprar urea boliviana

La noche del miércoles, un numeroso grupo de unionistas llegó a la rotonda del Obelisco en el Plan Tres Mil y atacó con violencia a gremiales y vecinos que hacían una vigilia para cuidar sus puestos de venta de la amenaza de saqueos. No pudieron contener la violencia y varios negocios de los que no acatan el paro cívico fueron saqueados.

Pese a que la Policía intentaba dispersarlos con el uso de gases lacrimógenos, estos radicales lograron rebasarlos para después destruir lo que encontraban a su paso./HC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba