Es el precio de la gobernabilidad, ¿dormir con el enemigo?

Rolando Prudencio Briancon Abogado

  1. La Paz noviembre de 2022: (Opinión)
    Aquel día que se posesionaron Lucho y David como las dos máximas autoridades del país; si bien generaron mucha expectativa por el hecho de que fue el resultado de la lucha y el triunfo del sentimiento democrático de la mayoría de los bolivianos que votaron contra el golpismo; no menos cierto es que a momento de dar ambas autoridades electas sus dos primeros discursos, cuando fueron posesionados abrieron, cuando menos bastante desconfianza; sobre todo de parte del vicepresidente Choquehuanca.

Y es que precisamente de aquel discurso del vicepredidente, en el que se refirió a que » el ala izquierda y el ala derecha del cóndor deben estar en perfecto equilibrio para levantar vuelo»; es que se llega a deducir que sin siquiera levantar vuelo, sino que en la cama es que debiámos dormir con el enemigo; o sea con los golpistas, para dar la señal de que al gobierno le iría bien, le dejarían gobernar en la medida en la que a los opositores no les toque responder por sus actos golpistas y genocidas

De aquel día en el que el discurso de Choquehuanca incluía aquel mensaje; al día de hoy, ésa parece la directriz con la que se guía el gobierno de Luis Arce, de quien si bien su discurso aquel día estuvo cargado de mucho sentimentalismo, al extremo que le arrancó las lágrimas, cuando agradecía al pueblo por darle su confianza a costa de la vida de quienes fueron víctimas de los golpistas y que sin duda lo hizo con toda sinceridad; no menos cierto es que hoy aquellas patéticas palabras quedan tan sólo en un buen deseo.

Pero retomando el discurso aquel del vicepresidente, como las actuaciones posteriores de él; y sin mencionar los reiterados y solapados ataques contra el ex presidente Evo Morales, se puede entender; por qué hoy día el gobierno no se cansa en hacer concesiones a los golpistas de ayer, y a los que han tomado la posta hoy.

Y es que son incontables ya los casos en el que; sean medidas y, sobre todo nombramientos o designaciones de nuevas autoridades, lo que nos muestran que existiría hasta una tendencia masoquista y malsana dentro el gobierno para tomar las decisiones que toma en ese orden. Es decir, incorporando como colaboradores que le hacen daño al propio gobierno a golpistas; pero sobre todo al MAS, que es el partido con el que llegaron al poder, gracias al pueblo boliviano.

Desde el nombramiento de Iván Lima -un opaco operador del opus die de la iglesia católica- hasta el del relevo del actual comandante general del Ejército que se produjo el día de anteayer, es que se da la señal a la opinión pública de que el gobierno debe ser proactivamente promiscuo con los enemigos políticos para que el gobierno tenga garantizada su gobernabilidad; y lo peor de todo, a cambio de impunidad.

Leer también:  La Cuaresma, en comunidades aymara y quechua, se une a ritos agrícolas

Esos son los casos que desde el ministro de justicia, Iván Lima se promovió proteccióna a favor de los golpistas, como es el caso de Carlos Mesa que se salió con su capricho de no testificar sobre su paricipación en el caso del GOLPE, pasando por Tuto Quiroga, Camacho y varios otros a quienes la justicia no puede pedirle cuentas. O el caso de la propia Añez a la que hasta el día de hoy Lima no se resigna en su afán de que sea enjuiciada por la vía del juicio de responsabilidades, cuando a todas luces el proceso ordinario el que corresponde.

Pero no es en el único ámbito en el que se hacen patente las contradicciones; el reciente nombramiento del nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Hugo Arandia, quien fue posesionado por el presidente Luis Arce anteayer, es el testimonio de la tesis aquella de que estamos durmiendo con el enemigo, por cuanto, tal como el ex defensor del pueblo de Cochabamba, y exviceministro de Régimen Interior, Nelsón Cox ha expresado que el nuevo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Hugo Arandia, es un militar que: «arrastra una deuda pendiente» y lo vinculó además con la conocida Resistencia Juvenil Cochala. «Tiene una denuncia por uso indebido de bienes del Estado y por favorecer con provisión de gasolina a la Resistencia Juvenil de Kochala, aludiendo a que «…está con testimonios, hay pruebas», sobre lo denunciado.

No son las únicas incoherentes inconductas. La reciente del ministro de gobierno Eduardo del Castillo, quien parece ser funcional al objetivo de los golpistas de agudizar la crisis -lo propio parece ocurrir con el sintomático silencio del ministro de justicia Iván Lina y del vicepresidente Choquehuanca- para derrocar al gobierno, tal cual lanzó aquella desconcertante declaración, y que fue desauatirazada por el propio gobierno, respecto a que el Censo no podrá realizarse el 2023; justo cuando aún la fecha está abierta, inviabilizando así cualquier solución, creando así mayor condiciones de desestabilización para derrocar al gobierno.

Y es que ha sido, y es esta relación promiscua de tener tan próximo al enemigo, la que está permitiendo que sea la derecha la que tome la iniciativa para deliberadamente dinamitar el diálogo, pues es la coartada para continuar la convulsión hasta que caiga el gobierno.

Rolando Prudencio Briancon
Abogado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba