Está Arce alimentando el paro para renunciar y dejarle el poder a Choquehuaca?

Columna de Opinión de Rolando Prudencio Briancon

Para el más neófito y desinteresado ciudadano sobre asuntos políticos como los que vive el país; le es inexplicable e inaudita la actitud pasiva e indolente del presidente Arce, y con las funestas consecuencias que un paro que ya lleva 33 días como el que vive el departamento de Santa Cruz, le está provocándo a sí mismo; pero también la que está provocándole al país del cual él -Luis Arce- es su presidente.

Es decir, no cabe en la mente de nadie que una medida tan extrema como el paro cívico; tenga tal autonomía para seguir creciendo como lo está haciendo hasta el día de hoy; a no ser, a no ser que exista una deliberada decisión del propio presidente para que siga vigente dicha medida.

Y por eso es más que obvio que surja la suceptibilidad del por qué; ¿por qué Arce estaría haciéndose el haraquiri? ¿Qué sugestiva y suicida idea se ha instalado en el imaginario de Arce; más aún si hace poco más de un mes -antes del paro- a voz en cuello, advertía a la oposición que: «sobre su cadáver» renunciaría para que hoy deje que este conflicto sea su tumba política el no querer controlarlo? ¿Qué ha pasado con Arce para que hoy se haya convertido en un blandengue, un «liwi-liwi», que puede dejar que el país termine ardiendo? No nos olvidemos además que los cívicos cruceños han sacado las garras, advirtiendo que analizarán «replantearse la relación», con el Estado Plurinacional; o que -y es lo más creible que a eso apuntan- pretendan provocar una crisis de Estado de tal magnitud, que genere un nuevo vacío de poder, ante su renuncia.

Desde luego que la otra cuestionante que surge es, ¿por qué Arce asume esta actitud tan inexplicable? Y es cuando la respuesta para absolver la misma, se da en base a la teoría del cerco, del encierro que su inmediato colaborador, en este caso su vicepresidente -David Choquehuanca- le ha hecho. Es decir, Luis Arce está viviendo una soledad y un abandono, y que él mismo además se ha encargado de fomentar, que hoy viene a ser un prisionero del entorno de su vicepresidente.

Por contrapartida David Choquehuanca se ha encargado de ir copando los espacios de poder de los Ministerios que; desde la Cancillería hasta el viceministerio de Comunicación, pasando por el Ministerio de Gobierno -por eso quien está a cargo de la seguridad interna, como es Del Castillo está totalmente ausente del conflicto- el de Defensa, de Obras Públicas y otros más, en los que Choquehuanca ha colocado a sus operadores.

Leer también:  ASFI realizará octava enceusta de servicios financieros para evaluar su calidad

Es decir, que el entorno de Choquehuanca no sólo que lo aislado a Arce, sino que ha ido tejiendo alianzas con los ministros designados por el mismo Luis Arce, pero que hoy obedecen las órdenes del vicepresidente. Pero la astucia de Choquehuanca no sólo llega ahí, sino que permanece callado sobre esta realidad dramática que vive Santa Cruz, ¿o alguien ha escuchado referirse sobre lo que sucede en Santa Cruz? Claro que cuando abre la boca, es para decir otra estupidez, y que como decía Friedric Von Schiller: «Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano», que la opinión pública se resigna a ya no rebatir.

Pero además Choquehuanca ha avanzado copando; ya no sólo espacios dentro el gabinete de gobierno, sino que dentro los poderes -órganos- del Estado se ha encargado de tomar control, tal como ha ocurrido con la elección ilegal de la cámara de diputados de Jerjes Mercado, derrocándolo a Freddy Mamani, leal a las filas de Evo.

Y no queda ahí la movida de Choquehuanca por hacerse del poder, sino que una vez que Arce renunciaría y le dejase el poder; es indefectible que Choquehuanca para tener las condiciones de gobernar; sólo lo logrará armando alianzas, tranzando con los opositores, para así cogobernar con la derecha fascistas de Santa Cruz, una vez que tenga a Arce contra la pared y renuncie, al haber permitido que el paro escale hasta donde ha escalado. Y así es además la lógica con la que Choquhuanca comprende la política, al proponer promiscuamente gobernar con el «ala derecha y el ala izquierda».

Es más, así también es que llega a entenderse el porqué la derecha fascista cruceña, representada por el Comité Interinstitucional ha llegado a someter a todo un pueblo como el cruceño con la medida del paro que, cuanto más se agudice mejor para ellos. Es más, la reciente presentación de ¡6 proyectos de ley!, para convocar al Censo, es parte de esa jugada para inviabilizar cualquier posible solución, y que es debido a que existe ese acuerdo secreto con Choquehuanca; y que no es otro que con un rostro de indígena, la derecha se haga del poder; y que es lo que cándidamente -todavía creo que asi es- Arce está alimentando esta crisis para ser luego terminar siendo devorado por la derecha, y de la cual Choquehuanca no será sino otro Felipillo más del festín que la nueva derecha está preparándose para gobernar el país otra vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba