Reinician huelgas pueblos aymaras de Puno

Exigen la salida de Dina Boluarte, el cierre del Congreso y referéndum para que la ciudadanía decida si está de acuerdo o no con el cambio de la Constitución.

Perú, 28 de diciembre de 2022.- Los pueblos aymaras de Ilave, Juli, Pomata, Zepita, Yunguyo, ubicados al sur de la región de Puno, reiniciaron el reciente lunes 26 su huelga indefinida. Exigen la salida de Dina Boluarte, el cierre del Congreso y referéndum para que la ciudadanía decida si está de acuerdo o no con el cambio de la Constitución. El acuerdo que tienen los pobladores es recibir Año Nuevo sobre las carreteras, con el fin de garantizar el cierre de las vías por un tiempo indefinido.

Debido a esta situación, las personas para hacer transbordo caminan varios kilómetros a fin de continuar con su destino en moto lineal o carros particulares, ello solo hasta determinados tramos.

La ciudad de Ilave, capital de la provincia de El Collao, amaneció con un cierrapuertas total. El puente internacional, que une Perú con Bolivia, fue soldado con una enorme infraestructura de metal con el propósito de que no circule ninguna unidad. Las comunidades de las zonas alta, media y baja, se turnaron a estar a cargo del bloqueo de varios puntos. Cada determinada hora se movilizan sobre la Panamericana Sur.

“Queremos que renuncie. Si no nos hace caso Dina Boluarte, nos vamos a organizar para tomar Lima, pero antes no vamos a permitir que ningún producto nuestro llegue a la capital. Ya estamos cansados de un congreso que respalda a una señora cuyo gobierno mató a tantas personas. Por más militares o policías, esta vez hasta las últimas consecuencias”, dijo el poblador Javier Mamani.

En la ciudad de Juli, decidieron cerrar la vía luego de determinar que la muerte de 27 personas en manos del Ejército y la Policía Nacional, no puede quedar impune, y consideraron que dos semanas de huelga tampoco pueden caer en saco roto.

Leer también:  Presidencia del Senado convoca a sesión ordinaria para este martes

El panorama es similar en Zepita, localidad próxima al distrito fronterizo de Desaguadero. Allí los comuneros establecieron horarios para garantizar que nadie desbloquee la carretera. Por acuerdo decidieron que cada ocho horas se hace responsable una determinada comunidad con el objetivo de garantizar la contundencia de la medida de fuerza.

SZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba