Ucrania pide más armas después de ceder en una localidad clave del este

Después de su fracaso en tomar Kiev, la capital, las tropas rusas centran su ofensiva en el sur y el este de Ucrania.

Ucrania insta a sus aliados a que le envíen más armas para «estabilizar» la situación en el Donbás, en el este del país, donde las fuerzas ucranianas recibieron el viernes la orden de retirarse de la ciudad estratégica de Severodonetsk tras semanas de bombardeos rusos.

«Subrayé la necesidad de alcanzar la paridad en cuanto a armas respecto al enemigo», dijo el viernes el comandante en jefe de las fuerzas armadas ucranianas, Valeriy Zaluzhnyi, en Facebook. Esto «nos permitirá estabilizar la situación en la región más amenazada de Lugansk», añadió, refiriéndose a una conversación telefónica que mantuvo con su homólogo estadounidense, el general Mark Milley. Después de su fracaso en tomar Kiev, la capital, las tropas rusas centran su ofensiva en el sur y el este de Ucrania. Los combates arrecian sobre todo en la región del Donbás, una cuenca minera controlada en parte por los separatistas prorrusos desde 2014.

Pero también se registran ataques en otras partes del territorio. La madrugada de este sábado, varios misiles fueron lanzados desde Bielorrusia, aliado diplomático de Moscú, hacia la región fronteriza de Chernígov, según el ejército ucraniano. «Veinte cohetes apuntaron contra el pueblo de Desna, lanzados desde territorio de Bielorrusia [y también] desde el aire», anunció en Facebook el mando Norte de las tropas ucranianas. En el Donbás, las fuerzas ucranianas cedieron el viernes Severodonetsk, escenario de sangrientos combates callejeros durante semanas y clave para el control del este.

«Permanecer en posiciones que han sido bombardeadas incesantemente durante meses no tiene sentido», dijo Serguéi Gaidai, el gobernador de la región de Lugansk, donde se encuentra esta ciudad industrial. «Todas las infraestructuras críticas han sido destruidas. El 90% de la ciudad está dañada, el 80% de las casas tendrán que ser demolidas», explicó. Sin embargo, los expertos subrayan que el repliegue de los soldados ucranianos de Severodonetsk no supone necesariamente un cambio fundamental sobre el terreno.

«Guerra lenta»

“La visión general — una guerra lenta de posiciones atrincheradas — apenas ha cambiado», señaló a la AFP Ivan Klyszcz, investigador de la Universidad estonia de Tartu. La tirada fue probablemente planificada de antemano y puede considerarse táctica», dijo, subrayando que la resistencia ucraniana ha permitido a Kiev consolidar su retaguardia. Las fuerzas ucranianas están consolidando «sus fuerzas en posiciones donde puedan defenderse mejor», analizó también un funcionario estadounidense del Pentágono, bajo condición de anonimato.

Ucrania prevé nuevos ataques en Lysychansk, separada de Severodonetsk por un río. La localidad, que sufre cortes de agua, gas y electricidad, está prácticamente rodeada por las tropas de Moscú. Además, Mikolaivka, a unos 20 km al suroeste de Lysychansk, está en manos del ejército ruso, informó Gaidai. Y ahora intentan «conquistar Hirske», una localidad vecina, añadió.

Leer también:  Interculturales preparan marcha, piden se responda por muertes durante golpe de 2019

Más al sur, en Donetsk, la otra región que junto a Lugansk conforma el Donbás, «ninguna ciudad» de la zona es «segura», aseveró el jueves su gobernador, Pavlo Kyrylenko. Lo confirma Volodimir, un soldado que prefiere no dar su apellido y que ve a los numerosos heridos llegar al hospital militar de Kramatorsk, una ciudad de esa región donde a inicios de abril, un ataque impactó en la estación ferroviaria, dejando al menos 50 muertos. «Los chicos que veo aquí son muy patriotas, no diría que son carne de cañón. Están equipados con todo lo que necesitan, pero lo que falta son las armas, por Dios», dijo.

«Alegrémonos»

El jueves, Ucrania anunció la llegada de los cuatro primeros lanzacohetes estadounidenses Himars, que tienen un alcance de 80 kilómetros y permiten atacar a la artillería enemiga permaneciendo fuera de su alcance. Estados Unidos condicionó sin embargo nuevas entregas a que las tropas ucranianas dominaran la artillería de este tipo.

En las últimas semanas, las fuerzas ucranianas trataron de recuperar localidades perdidas en el sur. En la ciudad de Jersón por ejemplo, bajo control ruso, un alto mando instalado por Moscú murió en un ataque con explosivos colocados en su coche, según denunció un responsable prorruso. También ha habido ataques en Zaporiyia. En el norte de Ucrania, Rusia también intensificó estos últimos días sus ataques contra la ciudad del Járkov, donde se escucharon explosiones la madrugada del sábado. La invasión rusa de Ucrania llega a su quinto mes sin dar señales de acabar a corto plazo.

El jueves, los líderes de los 27 Estados miembros de la Unión Europea acordaron darle a Ucrania el estatuto de candidato a la adhesión, un momento simbólico celebrado por su presidente, Volodimir Zelenski. Alegrémonos al menos un poco. De una manera modesta y tranquila, en silencio, pero alegrémonos», reaccionó en un video. A partir del domingo, el G7 de las mayores economías mundiales y las potencias militares de la OTAN buscarán en sendas cumbres revalidar su unidad frente a Rusia, en momentos en que la guerra de Ucrania entra en su quinto mes sin dar señales de acabar a corto plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba